domingo, 14 de febrero de 2016

Once meses



Aún es pronto, llevamos poco tiempo, ya se nos pasará… Yo creo que no se me va a pasar nunca. Puede que se calme, pero nunca se me van a pasar las ganas de verte, de estar contigo, de que sea tu cara lo último que vea por las noches y lo primero que vea por las mañanas, de abrazarte y de que me abraces, de tus besos, de tu compañía, de nuestras charlas, de nuestros paseos, de nuestros momentos de peli y sofá… De mis ganas de ti. Puede que se calme este ansia que tengo, pero pasar… no se me va a pasar nunca.

Eres la droga de la que soy totalmente adicto. Eres la brasa que me da calor y la nevera que me lo quita. Eres la fuente de agua clara que me quita la sed. Eres la almohada perfecta para mi cabeza. Eres la comida que me alimenta. Eres el corazón de mi alma.

Nunca me cansaré de decirte lo que te quiero y lo seguiré haciendo de todas las maneras posibles. Quiero hacer que te sientas feliz, tanto como lo soy yo a tu lado, y quiero que dure siempre.

Hoy no voy a celebrar especialmente el día de los enamorados, pues desde hace once meses lo celebro cada día gracias a ti.


Y ahora… a por el primer año de una eternidad.

Te quiero.