jueves, 18 de febrero de 2016

No te perdono



Decidiste irte. Me dejaste aquí, sólo. No, no te perdono. Te fuiste cuando más felices éramos, cuando mejor estábamos. Fuiste una egoísta por marcharte sin decirme adiós.

¿Y ahora qué hago yo? ¿Cómo quieres que siga sin ti? La comida ya no sabrá igual si no estás en la mesa. La cama se volverá fría sin tu calor. El sofá será incómodo si no te tengo como cojín. La tele será aburrida si no te ríes junto a mí. La música será sólo ruido si no estás para cantarla o bailarla. Ya nada tendrá sentido, no habrán buenos olores, buenos sabores o bonitos colores.

Te odio por abandonarme. Te odio por no haber dejado que me despidiera. Te odio por no haberme dado tiempo de decirte todo lo que siento. Te odio porque contigo se ha ido lo mejor de mí.


Te odio porque nunca volveré a querer a nadie como te quiero a ti.