jueves, 3 de mayo de 2018

Si no quisiera tanto a este país lo odiaría (3)


03/05/18

El violador múltiple Gregorio Cano, condenado por la Audiencia de Barcelona a 167 años de prisión por 15 agresiones sexuales y dos tentativas en 1998, saldrá este jueves en libertad tras cumplir 20 años de condena y sin estar rehabilitado, han explicado a Europa Press fuentes penitenciarias. –Crónica Balear

Sólo en un país como este pueden pasar cosas como esta. Un violador confeso, condenado y sin rehabilitar sale en libertad gracias al límite máximo fijado en la sentencia de 20 años al aplicar el ridículo artículo 76.1 del código penal.

No hay que ser un adivino para saber que este hombre volverá a intentarlo. Y entonces le tendremos que decir a esa nueva víctima que la ley es así. Una ley que a veces parece sacada de un tebeo o, en ocasiones, parece extraída de un libro de Stephen King o de un guión de Saw.

En este país de risa los políticos se “pelean” por tonterías y hacen todo tipo de teatro para que parezca que hacen cosas sin que hagan nada en lugar de poner remedio a cosas como estas donde la lógica obliga a modificar leyes ilógicas que, además de no servir para nada, hacen lo contrario de su labor que sería proteger en lugar de poner en peligro.


Lo dicho, un país de risa, pero por no llorar.