lunes, 19 de febrero de 2018

Siempre en el recuerdo, Antonio.



19/02/18

Hoy es un día triste.
Siempre es triste la muerte de un ser querido y, por desgracia amigo, sé lo que es perder a un padre. Hoy no hay palabras que te puedan animar. Hoy y durante un largo tiempo vas a sentir un enorme vacío en tu interior. Hoy y siempre te vendrá su recuerdo con cada cosa que veas, que hagas o que escuches. Cada vez que bajes esas escaleras echarás de menos su presencia al igual que cada vez que te enciendas un cigarrillo después de comer en familia. El olor del orujo te traerá a la mente sus palabras pidiéndote que le sirvas a él también un chupito.
Yo también, amigo, le recordaré siempre. Nunca olvidaré sus risas, sus historias... Ya no podré escuchar por enésima vez la historia de cuando le "salvé la vida".
Y siento en el alma no haber ido a verlo una última vez, aunque te prometo que lo he tenido en la mente cada día. Te prometo, amigo, que no romperé la promesa que le hice hace hoy justamente un mes. Quería que fuese a ver los preciosos árboles frutales que su mujer y su hijo estaban cuidando y me habló, con orgullo, me lo bien que monté su cocina (o más bien la de su mujer), y que aún seguía en pie. Era una de sus historias.
Hoy, amigo, te mando a ti y a tu familia toda mi energía para pasar estos duros momentos.

D.E.P