miércoles, 27 de julio de 2016

Una promesa es una promesa



Sé que te prometí que nunca te dejaría. Entre las muchas promesas que nos hicimos, te juré que siempre estaría a tu lado, pasase lo que pasase. Yo he cumplido mi promesa, aunque tengo la sensación de haberte fallado. Eres tú la que te has ido y me has dejado aquí, en esta inmensa soledad, sin sol ni estrellas, sumido en una oscuridad tan profunda que no creo que pueda salir nunca a flote. 

Muchas veces hablamos de qué sería de nosotros si uno de los dos faltase, pero nunca lo tomé en serio. Y ahora que me faltas tú estoy completamente perdido. Después de tantos años a tu lado sólo sé vivir contigo, así que supongo que no tardaré mucho en ir en tu busca pues aquí ya no me queda nada. No quiero reír si no es contigo, no quiero pasear si no es de tu mano, no quiero ver la lluvia si ya no te sostengo el paraguas, no quiero el verano si no buscamos juntos una sombra… no quiero vivir si no estás a mi lado.



Espérame cariño.