lunes, 27 de junio de 2016

Con vistas al paraíso.



Tengo el privilegio de vivir en el paraíso. Vivir en una isla donde puedes disfrutar de la montaña, de unas vistas increíbles, de unas playas que nada tienen que envidiar al caribe, es algo que está al alcance de pocos. El poder salir a dar un paseo un domingo cualquiera y descubrir lugares nuevos es impresionante.

Pero cuando tú estás a mi lado…

Haces que disfrute de cada kilómetro, de cada minuto, de cada cala, de cada montaña… de mi vida. Eres lo mejor del paisaje, tanto que hasta las gaviotas se paran a contemplarte y hasta el viento no puede dejar de rozar tu piel. Produces un efecto en mí que no consigo describir, algo más grande que la inmensidad del océano. Consigues hacer que hasta pierda mi propia conciencia, que aumenten mis ganas de ti, que pierda el control y no pueda dejar de tocarte, de acariciarte, de besarte.

Nunca pensé que podría llegar a sentir algo así por alguien, ni disfrutar tanto demostrándotelo.  Y es que no lo puedo evitar… Me tienes loquito.