lunes, 23 de marzo de 2015

Momentos



Hay momentos en los que no te apetece escribir, no tienes ganas de contar nada. O simplemente la inspiración se ha ido a visitar al futuro premio Cervantes.
Y hay otros momentos en los que escribirías sobre todo, que las ideas se colapsan en tu mente. Tienes ganas de escribir historias. Ganas de contar secretos que no quieres guardar, que quieres que lo sepa todo el mundo, que quieres gritarlos a los cuatro vientos.
Hay momentos en los que tienes una extraña euforia interior que ves historias que contar en cualquier cosa, que vas por la calle con cara de tonto, que los amigos saben que te pasa algo, que caminas sobre nubes, que te ríes con cualquier cosa. Momentos en los que cada dos por tres te encuentras gastando la pantalla del móvil, volviendo a leer por enésima vez conversaciones de otros días; o mirando al vacío recordando momentos que aún te ponen los pelos de punta, o besos que aún te estremecen.
Momentos en los que tienes que disimular algo que es imposible de hacer. Cualquier detalle te delata: una mirada, una sonrisa… un roce.


Hay momentos en los que simplemente… eres feliz.

¡Gracias!